Guía preparación exámenes de Inglés - Bloque 1: Fundamentos

Si te has perdido alguno de las lecciones-emails que componen este primer bloque de la guía, no te preocupes, aquí los tienes todos:

Email 1 - El email más importante: Los fundamentos

¡Empezamos!

Si al final de esta serie de emails sólo recuerdas una cosa, que sea la idea principal de este correo. La tienes resumida abajo, en la última frase antes del saludo.

Si estás leyendo este email es porque no quieres suspender el día que te presentes al examen. O, peor aun, volver a suspender...

María, la tutora de mi hija cuando estaba en primero, se presentó al B2. Ella ya tenía aprobada la oposición pero tenía plaza en el quinto pino. Con el B2 podía pedir plaza para primaria como profesora de enseñanza bilingüe y eso le daba muchas opciones de tener plaza cerca de su casa.

Que fue lo que le pasó al curso siguiente.

Que lo tenía debajo de casa.

El mensaje de que había aprobado el examen del B2 le llegó al móvil estando en el recreo y se fue a la sala de profesores gritando y dándole besos a todo el mundo.

Ah, qué tiempos, que uno podía gritar y abrazar... ¿verdad?

Bueno, pues la diferencia entre esta vez y la vez anterior.... (porque hubo una vez anterior) es que la vez anterior se presentó sin tener realmente un nivel B2 de inglés.

Exacto.

Tenía casi, casi, el nivel, pero todavía no estaba en un B2.

Y aquí está la pregunta del millón, ¿cómo se lo había preparado esa primera vez?

Te dejo unos segundillos para que lo pienses.





A principios de año estaba preparando este mini-curso y pregunté a todas las personas que estaban suscritas a esta newsletter: "Cuál es el mayor obstáculo entre tú y el título de inglés que necesitas".

Una de las respuestas fue "Me gustaría que nos dijeras dónde coger ejercicios modelo examen".

Y éste es, precisamente, el error de preparación que más a menudo nos encontramos.





Cuando te presentas a un examen de algo teórico, como el teórico del carnet de conducir, si haces muchos tests puedes cubrir todo el contenido.

El contenido del teórico es el código de circulación: un librito. Entonces, hacer muchos tests es una forma de cubrirlo todo.

Pero en un examen de inglés, donde se evalúan destrezas de comunicación, este método no funciona.

Y sí, así es como María se había preparado el primer examen.

Hay gente que cree que porque se han "aprendido" como responder a una pregunta, la examinadora no se va a dar cuenta del nivel que tiene.

Pero sí.





Si te haces un análisis de sangre y te sale que tienes el colesterol alto, y quieres que la próxima vez que vayas a hacerte una analítica te diga que lo tienes bajo, ¿te pones a hacerte muchos análisis de sangre en casa?

No se te ocurre, ¿no?

Vale, hay gente para todo, pero lo normal es que no.

Lo que haces es comer menos grasas, hacer ejercicio...

¿Por qué?

Pues porque los exámenes son para medir. Para cambiar los resultados de la medición no repites la medición, haces otras cosas.





Si tu nivel es un B1 y lo que haces son muchos tests, aunque te conozcas bien el tipo de preguntas que caen, seguirás teniendo un B1.

Entonces te presentas y dices "me han vuelto a poner un B1"...

Digo, el análisis no falla.



Moraleja, para acreditar un nivel B2 (o el que sea) tienes que tener ese nivel de inglés. Idealmente en todas las destrezas.



Vale, ¿y eso cómo se hace?

Esto lo vamos a ver en el segundo bloque de esta guía.

Por cierto, te cuento cuál va a ser la distribución de este curso-guía.

Son tres bloques:


El primer bloque es éste, y aquí vamos a ver los principios fundamentales. Son éste y otros cuatro emails más que te llegarán mañana, pasado, el otro y el siguiente.

Estos emails son, de largo, la parte más importante de este curso-guía.

Para darte una idea, estos principios son los que informan la estructura de nuestros cursos y la metodología de nuestra academia.

Así es que son importantes.

Te recomiendo que los vayas leyendo según te llegan, aunque ahora no te vayas a poner a estudiar. Son cinco minutos bien invertidos. Y que, si tienes alguna duda sobre su contenido, le des a responder y me preguntes.

El segundo bloque es sobre subir tu nivel de inglés.

Si tienes que sacarte un B2 y tienes un B1, éste es el módulo en el que verás cómo subir tu nivel hasta un B2. Toda la gramática que necesitas, vocabulario, lenguaje funcional y cómo preparar las destrezas.

Este bloque no te lo voy a mandar por email, tranqui. Cuando terminemos con estos cinco primeros emails te daré acceso a su plataforma.

Y el tercer bloque es sobre el examen en sí mismo.

Si vas a presentarte al Aptis, aquí tienes el acceso a la
guía de cómo preparar Aptis. Si vas a prepararte un examen de Trinity, Cambridge o LanguageCert, cuando termines el bloque 2 te daré acceso al mini-curso de preparación del examen correspondiente.



Como sabes, todo esto será gratis.

A partir de ahí puedes seguir formándote con nosotros, pero ya en los cursos de la academia.

Son de pago, aunque si lo haces va a ser una de las mejores inversiones que hayas hecho nunca.

Aunque, a no ser que conozcas a alguien que haya estudiado con nosotros, sólo tienes mi palabra. Y yo qué voy a decir, ¿no? xD





Resumen: Los tests, los exámenes, son para medir no para aprender. Y para acreditar un nivel de inglés tienes que tener ese nivel de inglés.

En el próximo email (mañana) seguimos con los principios. Vamos a ver hacer un overview del proceso completo desde hoy hasta el día que recibes el título en tu casa y el tiempo que vas a necesitar.



Un saludo,

Sergio


Email 2 - Estructura de la preparación completa

Como te decía ayer, hoy vamos a ver un overview completo desde el día que decides que te vas a poner a prepararte para el examen de inglés hasta que recibes el título en tu casa. Si me da tiempo también te voy a contar el tiempo que vas a necesitar.





Releyendo mi email de ayer, he visto que el mensaje podía parecer de Perogrullo: "si quieres acreditar un nivel C1, tienes que tener un nivel C1".

Pero a veces nos tragamos rollos mágicos como que "el hermano de la cuñada de mi sobrino, se aprendió de memoria los exámenes que le pasaron en un foro y se trajo el B2".

A ver, necesitas ese medio punto para las oposiciones porque puede suponer la diferencia entre coger el coche por la mañana para ir a enseñar o coger la carpeta para irte a la biblioteca a seguir estudiando.

Entonces, sin tiempo para aprender inglés, buscas el atajo...

Si tú ya tenías claro que "si quieres acreditar el B2, tienes que tener un nivel B2" fenomenal. El email de ayer seguramente no fue tan relevante para ti.

Pero el de hoy, creo que sí.





Vamos con esa descripción general de los pasos de la preparación.

El overview, como decimos en español.

Los pasos son los siguientes:





Primero, determinar tu nivel actual.

Recuerdo cuando era un chavalito y me apunté a CLIC, una academia muy buena de Sevilla, para sacarme el First.

Mi colega, que el inglés del instituto se le daba regu... se apuntó conmigo.

Cuando le hicieron la prueba de nivel le dijeron que, dónde vas, Tomás. No me acuerdo qué nivel le recomendaron, pero vaya, no era B2...

Pero él se empeñó.

     - Que sí, que así me tengo que forzar y aprendo más que si voy a un nivel más bajo...

¿Qué pasó?

Has adivinado.

A las tres semanas empezó a "no poder ir" y a saltarse alguna clase.

Al mes y medio lo dejó.

Así es que lo primero es saber cuál es tu nivel... Y empezar por ahí.





Vale, pero ¿cómo sé cuál es mi nivel?

Lo ideal es hacer un test de nivel completo que evalúe tu nivel de expresión oral y escrito, pero esto lo tiene que evaluar un/a profe. Eso es pagando.

Pero aquí tienes una opción gratuíta que te puede ayudar a tener una idea:
Test de nivel.





El segundo paso es subir tu nivel de inglés.

Tienes que subir desde el nivel que tienes ahora mismo hasta alcanzar, en todas las destrezas, el nivel que quieres acreditar.

¿Cómo lo hago?

Tranqui, estamos en el bloque 1, los principios. El bloque 2 lo vamos a dedicar a esto.por completo.





El tercer paso es preparar el examen.

Ya tienes el nivel. Pues ahora sí.

Ahora se trata de que entiendas cómo es el examen, cuáles son cada una de las tareas que tienes que hacer en cada apartado del examen. Y, muy importante, con qué criterios te van a evaluar cada una de ellas.

Por ejemplo, en un ejercicio de writing, la puntuación que te van a poner es la suma de las puntuaciones de varias sub-destrezas.

Y es muy útil saber cuáles son y cómo puntúan para arañar todos los puntos que puedas en ese writing.

Sabiendo esto, entonces, te pones a practicar ese ejercicio.

Y así con todos





Nosotros en OS Connect también lo hacemos como te acabo de explicar.

Al empezar el curso tenemos una serie de vídeos para guiarte por la plataforma y que sepas cómo funciona todo.

Pues en el segundo de estos vídeos explico, precisamente, la estructura del curso. Que es justo tal y como te acabo de contar aquí.




Resumen: diagnosticar el nivel, subir el nivel y, entonces, preparar el examen. Eso es lo que tienes que hacer.

No te saltes nada.

Como dijo es Einstein: "Si buscas coger un atajo en un camino recto terminas dando un rodeo."

Vale, se nota mogollón que me lo he inventado yo.

¿Pero es verdad o no?





Buenos pues como no quiero que estos emails duren más de lo que tardas en tomarte el café, lo dejo aquí.

Y dejo para mañana lo de cómo saber el tiempo que vas a tardar en prepararte para el examen.

Para que puedas organizarte.

Saludos,

Sergio


Email 3 - Cuánto tiempo para prepararte y cuándo te debes presentar

Vamos a por la lección de hoy.

Hoy vamos a ver sobre el tiempo y la gestión del tiempo.

Temazo, ¿eh?

Concretamente vamos a ver:

- Cuánto tiempo vas a necesitar
- Cuándo te vas a poder presentar al examen.
- Cómo encajar el inglés en tu calendario.

¡Si no cabe!

Sí cabe. Mira.





Cuánto tiempo vas a necesitar.

Mucha gente que me escribe para informarse sobre nuestros cursos de pago lo hace sin saber el tiempo que hace falta para hacer un curso. O sea, el tiempo que hace falta para no ir al examen como quien va a Doña Manolita.

Hace unos años no pasaba eso. La gente sabía, supongo que por las Escuelas Oficiales de Idiomas, que en subir un nivel de inglés se tardaba un curso escolar o dos.

Pero de un tiempo a esta parte hay gente que ofrece intensivos de dos semanas y vamonos que nos vamos.

Y como no llevan un parche en el ojo y un loro en el hombro, sino que se llaman "preparadores" pues la gente dirá que eso será lo normal.

Pero qué va.

La cosa es así, verás.

Ayer vimos que, después de conocer tu nivel de partida, necesitas subir tu nivel de inglés y después hacer la preparación del examen.

¿Te acuerdas?

Para lo primero, calcula que para subir un nivel completo necesitas 200 horas de estudio guiado.

Vamos a suponer que tienes que acreditar un nivel B2 de inglés.

Haces un test de nivel y resulta que tu nivel está dentro del nivel B1.

Pues para subir hasta tener un nivel B2, tienes que dedicar unas 200 horas.

Si tu nivel es un B1 alto, pues lógicamente serán algo menos. Y si es un B1 bajito, pues algo más.

Aquí lo explica muy bien la web de Cambridge Exams.

Esto es para subir el nivel.





Lo siguiente es hacer la preparación específica del examen, tarea por tarea. Para esto, con otras 30 a 60 horas, según el examen, es suficiente.

Y, por último, una vez que ya tienes el nivel, y sabes cómo tienes que hacer cada ejercicio del examen, debes hacer uno o dos exámenes completos.

Para tener “la experiencia del examen”.

Calcúlale una o dos tardes.





Fíjate en un detalle. He hablado de horas de estudio guiado. Tal como dice la propia página de Cambridge.

Pero esto no quiere decir que tengan que ser en una academia.

También vale si son horas... guiadas por ti. Siempre que estés siguiendo una guía, claro.

Lógicamente no será lo mismo que si no tienes el feedback de un/a profe. Pero se puede.

Y como te decía, esto es lo que vamos a ver en los bloques 2 y 3.

En esos módulos te daré ideas para que organices los contenidos que tengas y que te hagas tu plan de trabajo





En el caso de que lo vayas a hacer completamente por tu cuenta, siguiendo esta guía, sí que tienes que añadir el tiempo para organizar todos los materiales.

Es muy importante que luego no tengas que perder tiempo cada vez que vas a ponerte a estudiar.

Pero esto lo vemos en un momentito.





Cuándo te puedes presentar.

Para hacer los cálculos vamos a suponer que tienes que subir un nivel completo, por ejemplo del B2 al C1. Así vamos a suponer que vas a necesitar unas 240 horas totales de preparación.

Pues ahora hay dos opciones.





Empezamos con la opción menos ideal: Esta es cuando ya tienes una fecha tope en la que te tienes que presentar sí o sí.

Fíjate que digo “tienes”, que no es lo mismo que “quieres”, ni “te gustaría”, ni siquiera que “sería ideal”.

Si estás en este caso, tienes que dividir esas 240 horas entre el número de semanas que faltan hasta el día que te vayas a presentar.

El número de horas que te salen son las horas que tienes que estudiar cada semana. Si lo que te sale no es factible, (tipo, tengo que dedicar 30 horas a la semana) mi consejo es que te replantees la fecha.





La opción ideal: Esta es cuando no tienes presión durante los próximos meses

En este caso lo que debes hacer es:

1. Hacerte un calendario en el que pongas tus actividades semanales. Apunta en qué dedicas cada hora de una semana normal.

Pero no hagas un calendario de una semana "ideal", sino de lo que realmente haces cada día. Apunta también las horas en las que estás en Instagram, preparando meriendas, o llevando y trayendo a tus hijos de las extraescolares.

2. Alrededor de esas horas que ya tienes comprometidas mira cuántos ratos puedes sacar a la semana.

¿Ninguno? Jajajaja... Lo sé, lo sé...

Vale, pero ahora míralo así: No busques sesiones de dos horas a la fuerza. Ni siquiera de una hora.

Ratos de 20 minutos van bien.

Es más, sobre todo al principio, mi consejo es que las sesiones no duren más de tres cuartos de hora.

3. Una vez que has puesto todos esos ratitos en tu calendario los sumas. Total de horas de estudio semanales = X.

4. Y ahora, divides 240 entre esas horas semanales.

Y así ves en cuántas semanas te puedes presentar al examen con seguridad...

Si tienes un boli y un papel a mano, hazlo ahora mismo, dale a responder y cuéntame qué nivel tienes, qué título necesitas, cuántas horas le vas a poder dedicar cada semana y en cuántos meses te puedes presentar al examen.

Si lo haces, te respondo y te digo cómo lo veo. De paso te doy un consejo más para que te quepa más inglés en tu calendario, e incluso te hablo del umbral del índice de torrijas de los vaqueros, ¿qué dices?

Oferta válida sólo hasta que termine de mandarte estos emails! xD



Pues hasta aquí por hoy.

Sergio

PD: Mañana vamos a hablar de qué hacer cuando el problema es que no te gusta el inglés, o cuando simplemente se te da fatal.

Te adelanto que te va a resultar útil incluso aunque te encante el inglés y se te dé super bien.


Email 4 - Qué hago si no me gusta o no se me da bien el inglés

Atención porque, como te decía ayer, aunque se te dé bien el inglés y aunque te guste mucho, las recomendaciones de este correo te pueden servir para que se te dé mejor todavía.

Mira estos dos mensajes que recibí por email:

‟Tengo un B1 que me ha costado la misma vida porque el inglés se me da fatal. Necesito un C1 para tener opciones de trabajar como maestra, crees que es posible?”

‟Necesito el B1 para cerrar expediente en la Universidad, pero mi problema es que odio el inglés. ¿Qué hago?”

Estos son sólo dos ejemplos. No sé los que habré recibido con variaciones de las dos ideas:

     - Soy un/a negado/a para el inglés.

     - No me gusta nada el inglés.

De la segunda, no-me-gusta-el-inglés, tenemos a José Antonio.

José Antonio era diplomado en magisterio de Educación Física y necesitaba el B1 para la adaptación al grado.

Había hecho inglés desde niño hasta llegar la universidad… pero como si hubiera hecho Francés.

Para él no había diferencia entre escuchar un listening de nivel básico de inglés y la lavadora centrifugando.

Bueno, escuchar la lavadora no le daba náuseas.

Pues resulta que muchas de estas causas perdidas terminaron siendo historias de éxito.

Así es que creí que no me iba a costar trabajo explicar la receta de cómo dejaron de sentirse impotentes ante el inglés, e incluso llegar a disfrutar.

Pero me ha costado.

Verás por qué.

Mi compañera Sandra fue quien me recordó a José Antonio.

Un día, José Antonio, que ya te digo que odiaba el inglés, se quedó parado de pronto, bloqueado, flipando, cuando se dio cuenta de que estaba deseando que llegara la hora de la clase de inglés con Sandra.

A Sandra se le iluminan los ojos recordándolo porque para ella fue una victoria personal.

Pero aquí es donde está el problema.

Que esta guía es para que puedas prepararte sin Sandra.

Así es que el objetivo de hoy es ayudarte a que te sientas bien, y capaz, estudiando inglés... pero sin Sandra.

Por tu cuenta.

Venga, vamos a ver si lo consigo.



He agrupado el se-me-da-fatal-el-inglés con el no-me-gusta-nada-el-inglés porque suelen venir juntos.

Todos los casos que he conocido de personas que odiaban el inglés eran personas a las que les costaba mucho.

Como a José Antonio. Él temía sus clases de inglés, pero porque sentía que se le daba mal.

Normalmente no odias algo que sientes que se te da bien, ¿no?

Es decir, la secuencia es algo así como:

se me da mal

->

por lo tanto me estresa

->

me empieza a no gustar

->

lo termino aborreciendo

Algo así.


Las causas


Ahora vamos a ver por qué hay personas a las que se les da mal el inglés.

Por un lado:

Lo interesante es que la mayoría de personas que llegan con la autoestima baja respecto al inglés, lo que tienen es simplemente... un nivel bajo de inglés.

Pero una vez que empiezan el programa, no avanzan significativamente más lentos que el resto de los alumnos.

Simplemente parten de un nivel más bajo. Seguramente en el instituto no les enseñaron que aprender inglés no es como preparse un examen de geografía física.

Por lo tanto fueron aprobando exámenes con mucho esfuerzo... pero sin asimilar nada.

Y por otro lado:

Estos alumnos normalmente tienen unas expectativas muy altas.

Y ya sabes, expectativas altas, altas probabilidades de frustración.

Por ejemplo, si titubean cuando están intentando expresar ideas, sienten que son un fracaso.

O si no son capaces de entender cada palabra en un audio, se aturullan y desconectan.

Y les parece que nunca van a ser capaces de comprender un texto.

Por lo tanto su mente hace la conexión Inglés = misión imposible.


Solución


Bueno, pues la verdad es que no hay UNA solución.

Sandra y yo hemos preparado una serie de recetas.

Ninguna milagrosa per se. Pero todas juntas son explosivas.


Primera: Aprende inglés sin miedo

Tírate de cabeza.

No pienses ‟a mí se me da mal el inglés, yo soy más de memorizar”. Porque precisamente memorizar es lo que te ha traído hasta aquí con un nivel de inglés tan bajo.

En el segundo bloque de este curso gratuíto vas a tener acceso a todos los contenidos teóricos, y te diré dónde encontrar la práctica que necesitas. Pues no te quedes en aprenderte la teoría de memoria.

Confía en mí. Tú también puedes aprender.

De momento piensa que vas a dejar de memorizar para estudiar inglés.


Segunda: Convierte el estudio en una rutina, un sistema

Pues desarrollar una rutina también te va a ayudar a ‟llevarte bien” con el inglés. Porque poco a poco se convierte en parte de tu día a día.

Si eres una persona muy disciplinada, seguro que no te va a costar trabajo integrar esa rutina, seguir la planificación en el calendario que vimos ayer.

Si no lo eres, dale a responder y te digo un par de aplicaciones que puedes utilizar y que te pueden ayudar. A mí me ayudan.


Tercera: No te juzgues y concéntrate en el sistema

Por ejemplo, no te juzgues porque no consigues expresar tus ideas.

No te digas, soy una negada, sólo porque no entiendes un audio en inglés.

Y concéntrate en tu sistema. Seguir tu planificación.

Seguramente ya conoces lo de ‟¿Cómo haces para comerte un elefante?… Bocado a bocado.”

Pues ese es tu sistema.

Simplemente concéntrate en el ratito, o los ratitos, de estudio que te has programado para hoy.

Y cuando termines, celebra que has cumplido con el inglés por hoy.


Sandra es una profe estupenda, y una persona inteligente y cercana. Cualquiera tendría ganas de repetir una clase con ella.

Pero José Antonio empezó a tener ganas de que llegara la hora de la clase por dos motivos.

El primero es que Sandra no le juzgaba.

No le hacía sentir mal cuando un ejercicio se le resistía.

Y el segundo es que cogió el hábito de hacer su ratito en la plataforma. Inevitablemente, empezó a dar pequeños pasos y, de forma natural, los ejercicios empezaron a salirle.

Tú tienes que hacer esas dos cosas: no juzgarte y seguir tu planificación.


Cuarta: Utiliza materiales que enganchen

Como ya te he explicado, en los dos siguientes bloques te voy a dar las guías para subir tu nivel de inglés y para preparar el examen.

Y te voy a decir qué tipos de recursos necesitas buscar para hacer la práctica.

Pues cuando los busques, asegúrate de que son materiales divertidos o interesantes, que te provoquen curiosidad.

La curiosidad funciona muy bien para esto.

Si para hacer la práctica buscas recursos que te enganchen tu mente va a asociar inglés con placer.

Si te gusta la música, a casi todos nos gusta, busca las letras de canciones y cántalas en voz alta.



Como ves, ninguna de estas recetas, por sí misma, va a conseguir que de pronto te enamores del inglés.

Pero si las aplicas todas, en pocas semanas vas a ver dos cosas:

   1. Que ya no te cuesta ponerte a estudiar inglés.
   2. Que tu inglés está mejorando.

Merece la pena, ¿no?


Con el email de mañana cerramos este primer bloque con los fundamentos de cómo asegurarte de que te sacas tu título de inglés.

Hasta ahora hemos visto los principios básicos de qué estructura debe tener la preparación del examen para tener éxito, y algunos consejos para ayudarte a organizarte.

Mañana vamos a ver los errores más frecuentes que suelen cometer las personas que suspenden los exámenes. No caigas en ellos y tienes hecha una parte importante del camino.

¡Hasta mañana!

Sergio


Email 5 - Errores comunes en la preparación del examen que debes evitar

Hoy cerramos el primer bloque de esta guía.

Hemos visto los principios que informan la correcta preparación de un examen de inglés.

Para crear nuestros propios cursos de pago han sido como La Constitución.

Y vamos a cerrar el bloque hablando de los errores más comunes que veo cometer a gente que se prepara por su cuenta.

A veces incluso en preparadores con poca experiencia.

Así que vamos a las cosas que NO debes hacer para tener éxito con tu B2, C1, o el examen que sea:


1. Practicar exámenes-tipo sin tener el nivel de inglés necesario

Ya sé que lo he dicho mil veces, pero no puedo no insistir en esto: Lo primero que debes hacer es trabajar tu nivel de inglés. Si no tienes el nivel que quieres acreditar, bla, bla, bla

Estamos de acuerdo, ¿verdad?


2. Tratar de memorizar listas de vocabularios o collocations

A ver, una preguntita, ¿cuál es la capital de Latvia?

¿No caes?

¿Y la de Paraguay? ¿Te acuerdas de cuál es la capital de Paraguay?

Vale, si eres profe de Geografía e Historia no cuenta.

Bueno, son Riga y Asunción.

Pues para terminar el instituto te las tuviste que aprender de memoria.

Ahora otra pregunta diferente, ¿qué significa ‟my daughter will sing in the park on Tuesday”?

Esto sí, ¿verdad?

Vale.

Pero, ¿cuántas de estas palabras de aprendiste ‟de memoria”?

Exacto.

Ahora no vamos a entrar en cómo trabajar el vocabulario. Esto lo vamos a ver en el siguiente bloque, el de mejorar tu nivel de inglés.

Lo importante ahora es que tires las listas de palabras, collocations o phrasal verbs a la basura.


3. Memorizar frases para meterlas con calzador

Esto, en sí mismo, no es contraproducente.

Sólo que no es producente.

Alguna vez hablo con algún alumno que está a punto de examinarse y me dice que se está haciendo una lista de frases para meter en el examen.

Yo le digo, ¿dónde vas, Nicolás? Eso no sirve para nada, bla, bla, bla…

Luego se examinan y me dicen, ‟¡Pues al final me sirvió! Metí una de las frases que me aprendí. ¡Toma!”

Toma no me dicen, pero yo sé leer entre líneas. Jajaja.

Total, que no es contraproducente, pero no es producente.

Te cuento.

Durante las primeras semanas de la pandemia estuve en una presentación de la directora del Equipo de Evaluaciones del British Council, Judith Fairbairn, donde hablaba de los últimos cambios en Aptis y la investigación que había detrás.

Y dijo esto:

If you try to impress by just shoehorning in high level vocabulary, it doesn't work, actually. It has to be genuine, it has to be really what you can do and not taking something that you've memorized from someone else and try to stick it in, haha

So, tell your students, we can notice when candidates are using particular words or phrases that do not fit the rest of their normal proficiency. We can see that some stand out, and even then they’ve not been used naturally…

Traducción aquí. Si no, te lo resumo yo: da mucho el cante, ahórratelo.


4. Buscar exámenes resueltos para aprendérselos de memoria

Esta es otra cosa que hace mucha más gente de la que te imaginas.

Pero creo que no necesito explicar por qué es una tontería. Creo que con la explicación del anterior, y aplicando un mínimo de lógica…

- Es que yo prefiero aprendérmelo de memoria.

Well... good luck to you!


5. Caer en el síndrome de Diógenes digital

Hay mucha gente que se estresa tanto por el examen, y tiene tanta voluntad de aprobar, que se obsesiona por conseguir materiales.

Empiezan con una carpeta que se bajan de un grupo de Facebook, y siguen el camino por los innumerables grupos de whatsapp donde se comparten libros escaneados de todo tipo, ‟apuntes” de gente que se lo sacó un día, un Dropbox que se comparte en otra red social…

He visto carpetas con tanto material que no sería capaz de leer ni en dos vidas.

Esto es puro pensamiento mágico.

Tener una enciclopedia en casa no te convierte en una persona con un saber enciclopédico. Igual que tener la Historia de España en 10 volúmenes de Antonio Domínguez Ortiz, no te hace experto en historia.

Te lo digo yo, que la tengo.


Intenta no cometer estos errores y te habrás ahorrado un montón de tiempo y de frustración.


Ea, pues ya está por hoy.

Y fin del primer bloque y de estos correos.

Espero que te hayan servido para conseguir la actitud y la mentalidad adecuadas para no fallar en la preparación de tu examen de inglés.

Que te lo saques sin depender de la suerte.


Sergio

PD: Mañana te mando otro correo pero para darte acceso al próximo bloque. Mañana te puedes meter en faena y empezar a subir tu nivel de inglés. Tráete ropa cómoda. 😉


Email 6 - Acceso a bloques 2 y 3

Sexto y último email de la Guía. Hoy te voy a dar el acceso a los bloques 2 y 3, te explico cómo funcionan, y ya te organizas tú.


Bloque 2 de la Guía

En 2018 hice un mini-curso gratuito para preparar el Aptis.

Eran cinco clases en vídeo explicando cómo es cada parte del Aptis y cómo prepararlo por tu cuenta.

Como era en vídeo me daba mucho palo grabarlo.

La gente que me conoce sabe (cree) que soy muy echao palante y que no me da corte de nada.

Pero me da.

Pero bueno, me pareció una buena idea y lo hice.

Aunque como me daba corte verme, no quise ni editarlo.

Con un programita, puse detrás de mí el powerpoint que iba presentando y vámonos que nos vamos.

Sin cortes ni nada...

Antiyutúber total.

Sin embargo, a pesar de mis temores y en contra de mi buen juicio, salió muy bien.

De hecho llevo desde el 2018 recibiendo emails diciendo que quién es ese profesor tan atracti... jajajaja, no, no, eso no.

¡Aunque por suerte tampoco me dijeron nada de las pintas que tenía ni de las calvas en la barba! Jajaja

No, pero sí que he recibido correos de gente contándome que gracias a tus vídeos me he sacado el título que necesitaba con el Aptis.

Naturalmente que en estos casos, ni el mini-curso en vídeos, ni los exámenes de práctica que pusimos después, han sido los hacedores del gran milagro.

Milagro ninguno.

Era gente que ya tenía el nivel que quería acreditar y que, viendo cómo era el examen y entendiendo cómo les iban a evaluar, se presentaron al examen con más confianza.

Pero ya tenían el nivel. Claro.


Lo que quiero decir con esto es que aquel mini-curso era realmente el ático.

Le faltaban los cimientos: Los fundamentos.

Y le faltaba también la primera planta: Subir tu nivel de inglés.

Y eso es lo que tienes en tus manos. La Guía se compone de Cimientos, Primera Planta y Ático. O Bloque 1, Bloque 2 y Bloque 3.


El primer bloque, los cimientos, era fácil. Ha sido el bloque de cinco emails que terminaste de recibir ayer.

Para la primera planta, subir un nivel tu inglés, la cosa no se resolvía con cuatro o cinco emails.

Así es que decidí no ponerla en emails sino en un curso en un portal en nuestra web.

Y aquí está.

Voilà!

Tenga usted sus llaves: Bloque 2 de La Guía: subir mi nivel de inglés

Ahí tienes un mini-curso para subir tu nivel de inglés desde el nivel que tengas hasta el nivel que quieras acreditar.

Cada nivel está dividido en tres áreas, gramática, funciones y vocabulario. Los contenidos de cada una de estas áreas los hemos desarrollado según las descripciones de EAQUALS, British Council, Cambridge y otros sabios del MCER.

Y cada una de estas áreas tiene unas 10 lecciones. Es decir, que cada nivel tiene unas 30 lecciones en total.

Y dentro de estas lecciones te digo dónde encontrar práctica de cada destreza relacionada con las funciones y el vocabulario que acabas de ver.

Ya están subidos dos tercios de cada uno de los tres bloques de los tres niveles. En nada y menos está todo completo.

Bloque 3 de la Guía

En cuanto que termine de subir las lecciones del Bloque 2, el de subir tu nivel de inglés, voy a mover el mini-curso del Aptis a este nuevo portal de la web.

Y si tú no quieres prepararte Aptis, no te preocupes. En unas semanas voy a subir el Bloque 3, es decir, la información específica sobre el funcionamiento del examen de Trinity de nivel B1, el del B2, el del C1. Y lo mismo con LanguageCert y con Cambridge.

Así todo el mundo tiene su ático.

Es decir que el mini-curso o la guía, estará completa con:

  • Los cimientos - en el bloque 1 por emails
  • La primera planta - el bloque 2, para subir tu nivel de inglés.
  • El ático - el módulo de preparación para el examen que quieras (LanguageCert B1, B2, C1...) que estará en el mismo portal.

Cuando lo veas vas a ver que si hubiera puesto una contraseña para entrar podría cobrar más de lo que cuestan algunos “cursos online” que me habéis enseñado…

Pero nada, este mini-curso es gratis.

DISCLAIMER: Ojo que sigue sin ser un curso, curso. Para mí no lo es, porque no tiene toda la práctica, no tiene correcciones, no tiene clases, no tiene tutorización.

Pero sí que tienes TODO lo que necesitas saber para subir tu nivel de inglés hasta un C1 completo.

Y es gratis.

Espero que te sirva.


Sergio